0 En MINICUENTOS

EL DEDO. Feng Meng-lung

EL DEDO. Feng Meng-lung. Un bello minicuento que nos habla de la codicia, de la avaricia, del ansia de poseerlo todo al precio que sea.

EL DEDO” se centra en uno de los pecados capitales más tratado en la literatura: la avaricia, la codicia, ese deseo desmedido de poseerlo todo y a todos. En Europa lo conocemos en uno de esos cuentos infantiles que todos hemos contado alguna vez: “La gallina de los huevos de oro“. En todas las historias se nos dice que es un pecado que se suele castigar duramente. Este cuento es una mini muestra que nos llega desde China y que nos deja un final abierto para que el lector pueda acabarlo a su gusto.

Dejó escrito Santo Tomás de Aquino que la avaricia es «un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en el que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales”.

SOBRE EL AUTOR

Feng Meng-lung fue un escritor chino (1574-1645) que se dedicó a compilar y editar historias orales; escribió además obras de teatro y novelas. Quería destacar lo importante que eran los sentimientos humanos en la literatura.

EL DEDO

Un hombre pobre se encontró en su camino a un antiguo amigo. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre pobre se quejaba de las dificultades de su vida, su amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en un león de oro macizo y lo agregó al ladrillo de oro. El amigo insistió en que ambos regalos eran poca cosa.
-¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.
-¡Quisiera tu dedo! -contestó el otro.

Y sobre la soberbia LOS DOS REYES Y LOS DOS LABERINTOS

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: