0 En MIS ARTÍCULOS

HIJOS Y FOTOS

Por fin ha llegado el verano. Hoy he ido a la playa. Primer día.

Biquini nuevo y un sombrerito cuco.

Optimista yo, le he dicho a mi marido.

      -“Hazme unas fotos, así un poco artísticas, coquetas, que quiero poner alguna en el blog; sácame guapa, anda”. 

Posturita “pacá”, posturita “pallá”, escorzo, sombrerito sobre la pancha tapándome las lorzas, cierta distancia para disimular las arrugas, carita de picarona, media sonrisa picaruela, ojitos entrecerrados, mimos a la cámara…

Doce fotos. Ni más ni menos que doce fotos. Sí, una docena. Más de diez fotos.

Y ninguna me ha sacado como yo quería. Todas has sido absolutamente fieles a la realidad. Nada de imaginación y ni un pelo de fantasía (que yo hubiera agradecido). Reales.

Entonces he tenido un momento de lucidez y he comprendido por qué mucha gente pone fotos de sus hijos para identificarse en su perfil o en su contacto. Pensaba antes (con un tono bastante peyorativo): “¡De verdad, que rollo de padres!”, “Los hijos, siempre antes”, “¿Es que no tienen ninguna foto propia para poner?”.

Pues sí. Hoy he ido a la playa y me han hecho doce fotos. ¡Doce! ¡Cojones!

Y después he buscado rápidamente una foto de mi hija.

(Imagen de Carmen Calvo. “Autorretrato”)

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: