4 En MINICUENTOS

LA MISA Y EL VERMÚ

Mi madre siempre ha dicho que cuando se dejó de ir a misa de domingo, también se dejó de beber vermú.

Ella habla de aquella época en la que se daba por hecho, como una costumbre más, ir a misa los domingos. Más concretamente, a misa de doce. Era una hora estupenda. Antes tenías tiempo para la ducha, cogerte los rulos y arreglarte las uñas. Te planchabas el vestidito nuevo y… ¡ale!, a misa. Otro tanto se hacía con los demás miembros de la familia. A los niños una buena ducha (con estropajo incluido para quitarles la roña de toda la semana), la ropa más nueva que tenían, bien peinados ellos y con trenzas o coletas ellas, unos calcetines blancos que deslumbraban y… ¡ale! a misa. El marido el traje nuevo, hasta con corbata y con un buen chorro de colonia.

Así dispuesta la familia, todos a la iglesia. Una ceremonia de una horita donde era imprescindible echar una buena limosna a la bandeja.

Y después llegaba lo bueno para mi madre. El vermú. Ya en la puerta de la iglesia te encontrabas con vecinos, conocidos y amigos. Una buena plática con algo de cotilleo incluido y… al bar, a tomar el vermú. Porque a esa hora toda la gente tomaba vermú. Dice mi madre que eso de “irse de vinos” es una invención nueva. Antes, los domingos después de misa, sin titubeo alguno, se pedía un vermú. Con sus dos olivas pinchadas en el palillo y su buen trozo de limón, hermoso. Allí, en el bar, de pie, se pasaba mi madre el mejor rato de la semana. Charlando, riendo, bebiendo y saboreando su vermú. Antes de salir de casa ya se había dejado preparado el cocido, a fuego muy, muy lento para que se cociera bien. Ella no tenía prisa en volver; sabía que la comida estaría preparada a su regreso. Era la mejor forma de “santificar” el domingo.

Cuando se puso de moda no ir a misa y quedaba hasta mal hacerlo, se perdió el vermú. Ya no había ese ambientillo en la puerta de la iglesia, ese rumor de voces de días de fiesta. Y mucha gente se iba “a la casita”, a preparar una barbacoa, muchos se compraron un apartamento en la playa y desaparecían los fines de semana, otros hasta a hacer deporte. En fin, que ir de vermú se fue haciendo difícil. Llegaron las tapas, las cervecitas sin alcohol… y el vermú se quedó atrás, igual que la misa.

Mi madre todavía lo hace. Se juntan varias amigas y, presas de una gran añoranza, intentan revivir lo que sintieron muchos años atrás cuando iban con su marido y sus hijos a tomar el vermú los domingos después de misa de doce.

(La fotografía de este artículo es de mi madre, Cándida Martínez, en esos tiempos en los que se iba a misa y se tomaba el vermú. Gracias, mamá, por estas historias que nos has dejado).

¿Te apetece curiosear?

4 Comentarios

  • Reply
    lluis
    29/07/2014 at 15:57

    Qué razón lleva tu madre!

  • Reply
    José Manuel
    21/08/2014 at 06:21

    Comparto los gustos de tu madre menos la misa naturalmente, el cocido incluido.

    Besos

  • Reply
    Anja van Bijsteren
    19/02/2017 at 17:32

    Me gusta tu madre! Y te pareces tu madre ( me refiero a la cara ..)

    • Reply
      Victoria Monera
      19/02/2017 at 20:13

      La verdad es que es una mujer peculiar y con carácter. ¿Me parezco a ella? Eso lo dices porque no has visto una foto de mi padre; soy clavadita a él.

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: