0 En TEXTOS ALUMNOS

“MUMIN, LA AVENTURA”. Marianne von Troil

LA LECHERA. Manuel Herranz. Otra versión de esta clásica historia con una edificante (y triste) moraleja. De un escritor autodidacta y muy aconsejable.

Un cuento para niños muy pequeños escrito por Marianne von Troil.
Taller de literatura, Jávea 2014.

”MUMIN”, LA AVENTURA

Un día Mumin le preguntó a su amiga Lisa si le gustaría hacer una excursión en barco a la isla encantada.

Ella exclamó:

-¡Claro que sí, qué buena idea! Vamos a decírselo a mamá Mumin y a papá Mumin. También se lo diremos a la pequeña My por si le apetece venir con nosotros.

A mamá Mumin le pareció estupendo y se puso enseguida a preparar la cesta con los bocadillos, las bebidas, la fruta y todo lo demás que les haría falta para la excursión.

Papá Mumin se quedó encantado y le preguntó a Mumin:

-¿Qué sombrero me pongo, la gorra de capitán o la chistera? Creo que la chistera va mejor para esta aventura.

Luego se dirigió hacia su almacén para coger los salvavidas, elegir sus cañas de pescar y sacar los sacos de dormir.

La pequeña My (que siempre andaba un poco enfadada) dijo:

-¡Qué aburrido!, pero mejor me apunto por si ocurre algo.
Lisa se fue a su habitación para preparar su vestimenta y le preguntó a Mumin:

-¿Cuál de estos vestidos te parece mejor para la excursión, el rosa o el blanco con lunares?.

A Mumin le parecieron bonitos los dos pero dijo:

– Quizás el rosa me guste más.

Así que Lisa se puso el vestido rosa y luego empezó a llenar su bolso de viaje con lo más necesario: cepillo, peine, un collar, un espejo, cepillo de dientes y dentífrico. ¡Ah! y unos zapatos de color rosa.

Todos estos preparativos tomaron tanto tiempo que la pequeña My dijo:

-Ya se está haciendo de noche, así que no vamos a poder salir de excursión.

Todos miraron por la ventana y la verdad es que ya era de noche. Pero mamá Mumin dijo:

-No importa, vamos a hacer una excursión nocturna, mucho más divertida.

Bajaron al pequeño muelle frente a su casa y empezaron a llenar su barquito con todo el equipaje. Una vez todo listo papá Mumin soltó las amarras y salieron con la vela moviéndose lentamente con la brisa de la noche. Después de un rato Lisa exclamó:

-¡Mirad, hay un tesoro en el fondo del mar!.

Todos miraron hacia donde ella apuntaba y la pequeña My dijo:

-¡Qué tonta eres, si solo es la luna que ha salido y que se refleja en el agua!.

Mumin vio la cara de tristeza que se le puso a Lisa y dijo:

-Solo sabremos si es un tesoro si lo averiguamos.

Y se lanzó de cabeza al agua oscura y bajó, bajó y bajó hasta llegar al fondo.

Mamá Mumin dijo:

-Espero que no se enfríe, el agua en agosto está bastante fría.

Papá Mumin echó el agua una cuerda y un salvavidas por si había que recatar a Mumin. Lisa juntó las manos y dijo:

-¡Qué valiente es Mumin…y lo hace por mí!

Mumin llegó hasta el fondo y vio algo que brillaba detrás de una roca. Se acercó y era… ¡el tesoro de Lisa!

Cuando Mumin por fin salió a la superficie todos dieron un suspiro de alivio y sus ojos se abrieron asombrados al ver lo que Mumin había encontrado: ¡una enorme perla que brillaba como la luna!

Todos recordaron esta aventura de la excursión nocturna y el tesoro.

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: