0 En TEXTOS

TRES COSAS ME TIENEN PRESO. Un poema de Baltasar del Alcázar (S. XVI)

TRES COSAS ME TIENEN PRESO. Baltasar del Alcázar. Porque la poesía puede ser divertida y , además, "dar hambre" de jamón y de berenjenas.

Divertidísima, ágil, sencilla y estimulante. Todos estos adjetivos sirven para definir “Tres cosas me tienen preso”, un poema jocoso de Baltasar del Alcázar.

SOBRE EL AUTOR

Baltasar del Alcázar (1530-1606) fue un poeta español, en concreto, sevillano. Un hombre alegre y jovial, como se deduce de muchos de sus poemas. Perteneció a una familia distinguida y fue militar y alcalde; pero esto no le impidió ser un gran escritor y cultivar otras artes, siempre sin afán de fama y solo como una diversión y un placer.

Perteneció a ese grupo tan brillante de escritores y artistas de “EL SIGLO DE ORO”. Muchos lo han llamada “poeta menor”, aunque basta leer una sola de sus obras para saber que es una definición errónea.

Cuando murió (y a pesar de ser conocido como poeta) no se había publicado ninguno de sus poemas. Fue el pintor Francisco Pacheco quien elaboró el primer manuscrito con las obras de este autor (y también su primer y único retrato).

Son composiciones variadas, aunque las más famosas son las llamadas “jocosas” o “festivas” en las que, de forma divertida y paródica, analiza la vida cotidiana de su época. Muchas tienen la comida como protagonista, por eso algunos lo llaman “el poeta gastrónomo“.

Yo he elegido esta porque me mejora el humor siempre que la leo; me gusta la sonoridad de las rimas y la intrascendencia del tema. Y cuando digo la fecha del poema, suelen quedarse con la boca abierta. ¿Se escribía esto en el siglo XVI?

Es interesante ver que la comida, algo aparentemente tan trivial y poco poético, aparece en muchos poemas y cuentos; te dejo algunos para que curiosees:

TRES COSAS ME TIENEN PRESO. Baltasar del Alcázar

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón
y berenjenas con queso.

Esta Inés (amantes) es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.

Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma,
pero ya júzgase mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.

En gusto, medida y peso
no le hallo distinción,
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su beldad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y berenjena
la española antigüedad.

Y está tan en fiel el peso
que juzgado sin pasión
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
de estos mis nuevos amores,
hará que Inés sus favores,
me los venda más barato.

Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: