3 En MIS ARTÍCULOS

LOS COMENTARIOS de las redes sociales

LOS COMENTARIOS de las redes sociales. Lo dice Javier Marías y es verdad:enviamos muchos mensajes y leemos muy pocos. ¿No nos interesan los otros?

La gente está demasiado ocupada colgando sus fotos y lanzando sus tuits para molestarse en ver o leer los de los demás (Javier Marías)

LA ZONA FANTASMA. 30 de noviembre de 2014. ‘Mira lo que hago’

Acabo de leer el artículo de Javier Marías y me visto reflejada en el tipo de gente (quizá mejor “masa”) que describe. Y me ha dolido. Y mucho. Porque tiene razón.

Yo he notado que, hace ya unos meses, leo menos. Libros.

Y creo que llamar “leer” a lo que hago en la red… no sería justo. Debería usar un verbo como “sobreleer”.  Porque quiero abarcar tanto (cuentos, artículos, comentarios, debates…) de tantos ( amigos, conocidos, familia, comunidades, alumnos…) que es imposible pararme, leer y disfrutar. Y es una injusticia, porque todo esos textos se merecen un momento de fiel lectura, de posterior meditación y, cómo no, un pequeño comentario. Y ese comentario debe ser justo. Tenemos la absurda manía de ser siempre “`perdonavidas” (y miedosos).

Bueno, pues no me ha gustado nada, pero no le voy a decir a Manolo que su estilo es farragoso, repetitivo y rimbombante. ¿Y si deja de leerme?

-Joder, cómo está Rosa con la ortografía; debería decirle que acentúe algo y que de vez en cuando ponga un punto. Pero, pobreta… si acaba de empezar con el blog (¡hace solo cinco años!). ¡Y es la que más me comparte en Facebook!

Odio la poesía, de siempre. Me carga. Me aburre. Pero seguro que Marta expresa todo lo que siente su corazón. Vale. No la leo… pero aprieto el plus y acallo mi conciencia.

¿Y esas frases de las que hay a millones? Empieza el día con un beso; disfruta de la vida, abraza a tu compañero de trabajo, sonríe al camarero del bar… Alguna hace gracia… un blog completo… ¡ufff! Rosa tiene uno… y cada día envía “postales” que se supone nos animarán. Es buena chica… y no molesta a nadie.

Me gustaría ser capaz de hacer (y recibir) comentarios que nos sirvieran para corregirnos, mejorarnos, pulirnos… Abandonar las frases tan manidas como “¡sigue así!”, “es un texto muy interesante”, “¡qué bonito!”…

Y me he propuesto que… a partir de hoy, voy a dedicar un día a la semana a comentar, a solo “comentar”, después de haber leído y (espero) disfrutado de una pequeña parte de lo que los blogueros del mundo crean. El resto tiene que disculparme.

Os contaré si lo logro o no.

¿Te apetece curiosear?

3 Comentarios

  • Reply
    Julia C.
    16/12/2014 at 21:08

    Comparto tu post, con tu permiso 🙂

    Un saludo!!

  • Reply
    Mery Pérez
    17/12/2014 at 01:37

    Saludos Victoria, es muy acertado tu comentario, Sin embargo, no creo que los comentarios positivos tengan porque abandonarse -o considerarse dudosos- porque si en sí a uno le pareció muy bonito algo no está mal que lo diga y aparte puede que no tenga algo adicional que aportar al texto y no por ello ser que no le gustó, incluso el no comentar no significa que no se leyó o no gusto, sino que se esté incluso evitando las frases "manidas" que referiste en tu mensaje. Pienso que la importancia de hacer comentarios más elaborados o constructivos cuando aplique, no tiene porque negar la existencia de comentarios de pareceres simples o de encomio. Éxitos y bendiciones!

  • Reply
    Victoria Monera Martínez
    17/12/2014 at 12:03

    Pues… tienes toda la razón, Mery!
    Ah, has usado una palabra preciosa en tu comentario: "ENCOMIO". Me encanta. A ver si la volvemos a poner de moda, porque está un poco olvidada.
    Gracias.

  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: