1 En MIS ARTÍCULOS

LOS TACOS

LOS TACOS son esas palabras aparentemente ofensivas que, parece ser, los españoles usamos con más frecuencia que otros países. ¿Será verdad?

¿En qué habéis pensado cuando habéis leído “Los tacos”? ¿En un pedazo de madera, en un grupo de hojas de papel,  en un aperitivo? Si tenéis curiosidad y un poco de tiempo, mirad la definición de “TACO” del DRAE. Tiene ¡27 acepciones más 6 expresiones! Y para encontrar  “TACO” como “palabrota” he tenido que llegar a la número 19. ¡Boquiabierta me he quedado! ¡Yo pensaba encontrarlo en primer lugar! ¡Y destacado de los demás, por supuesto!

Defensora acérrima. De los tacos (o palabrotas). Sí señor. A mí que no me digan, pero un buen “joder, coño, cojones, cabrón” y demás surtido expresan perfectamente un hondo sentimiento, sea cual sea.

¡Joder, qué bueno está este jamón!

O cambiemos el orden: ¡Pero qué bueno está este jamón, joder!

No es lo mismo que “¡Este jamón está sabrosísimo!” (suena cursi, ¿verdad?).

Los tacos aportan a la lengua frescura y naturalidad. Pertenecen al llamado “español coloquial” que es el que nos permite expresarnos en nuestra vida diaria de forma espontánea y, por supuesto, correcta.

Son francos y directos.

¡Coño, María, qué guapa estás hoy!

Y se adaptan a todo (positivo o negativo).

¡Coño, María, qué gordita te estás poniendo!

El primer “Coño” le suena maravillosamente a María. El segundo le va a sentar fatal. ¿Y por qué será?

Además imponen. A un pesado. Tenemos dos opciones.

-¡Cállate ya, cojones!

-¿Podrías dejar de molestar?

Nada, gana el “cojones”.

A mí me encantan esas personas que suman tacos:

Joder, Pepe, cabrón. ¡Cuánto tiempo sin verte, hijo de puta! ¡Qué mamonazo estás hecho!”

Después se dan un abrazo y se toman una cañita.

Bien quizá sea un poco excesivo. Vale. Y es que como todo… mejor en su justa medida.

Y lo que relajan. Cuando vas conduciendo hora punta centro de Valencia y cinco carriles. Bajas la ventanilla y sueltas un “¡Gilipollas!” o “¡Serás cabrón!” y te quedas como más ligero.

Que no son necesarios. Vale. Que resultan ofensivos. Vale. Que suenan vulgares. Vale.

Pero que son expresivos, sinceros, nos liberan, salen del alma y alimentan nuestro espíritu… también.

Ah. Advertencia. Si los usas, úsalos “con propiedad”. No vale un “quieroynopuedo” que tiene consecuencias tan ridículas como “¡Estoy hasta los cataplines!”. ¿Cataplines? ¿Cataplines? Son “los cojones”, ¡coño!

—————————————————————————————–

Por si sois perezosos y no queréis entrar en la página del DRAE, aquí tenéis lo que dice de “TACO”. Atención a la acepción 19.

  1. m. Pedazo de madera, metal u otra materia, corto y grueso, que se encaja en algún hueco.
  2. m. Pedazo de madera corto y grueso.
  3. m. Cilindro de trapo, papel, estopa o cosa parecida, que se coloca entre la pólvora y el proyectil en algunas armas de fuego, para que el tiro salga con fuerza.
  4. m. Cilindro de trapo, estopa, arena u otra materia a propósito, con que se aprieta la carga del barreno.
  5. m. Baqueta para atacar las armas de fuego.
  6. m. Vara de madera dura, pulimentada, como de metro y medio de largo, más gruesa por un extremo que por el otro y con la cual se impelen las bolas del billar y de los trucos.
  7. m. Canuto de madera con que juegan los muchachos lanzando por medio de aire comprimido tacos de papel o de otra materia.
  8. m. Conjunto de las hojas de papel superpuestas que forman el calendario de pared.
  9. m. Conjunto de hojas de papel sujetas en un solo bloque.
  10. m. Tortilla de maíz enrollada con algún alimento dentro, típica de México.
  11. m. Lanza que se usaba en el juego del estafermo y en el de la sortija.
  12. m. coloq. Cada uno de los pedazos de queso, jamón, etc., de cierto grosor, que se cortan como aperitivo o merienda.
  13. m. coloq. Bocado o comida muy ligera que se toma fuera de las horas de comer.
  14. m. coloq. Trozo de madera o de plástico, de forma más o menos alargada, que se empotra en la pared para introducir en él clavos o tornillos con el fin de sostener algún objeto.
  15. m. coloq. Cada una de las piezas cónicas o puntiagudas que tienen en la suela algunos zapatos deportivos para dar firmeza al paso.
  16. m. coloq. Trago de vino.
  17. m. coloq. montón(‖ conjunto de cosas sin orden unas encima de otras).
  18. m. coloq. Embrollo, lío.
  19. m. coloq. Voto, juramento, palabrota. Echar, soltar tacos.
  20. m. Impr. botador(‖ trozo de madera para apretar las cuñas de la forma).
  21. m. Mar. Pieza de madera que afianza y reúne dos o más elementos del casco.
  22. m. Gran. churro(‖ fruta de sartén).
  23. m. Am. Mer. y P. Rico. tacón(‖ pieza del calzado).
  24. m. Arg. Maza de polo.
  25. m. coloq. Ven. Persona muy competente, experta o hábil en alguna materia.
  26. m. germ. Eructo o regüeldo.
  27. m. pl. coloq. Años de edad. Tiene veinte tacos.

~ de clavellina.

  1. m. Mil. El cilíndrico que está formado por varios haces de filástica atados.

~ de suela.

  1. m. El de billar que tiene una rodajita de suela en la punta.

~ limpio, o ~ seco.

  1. m. El de billar que no tiene suela en la punta.

darse alguien ~.

  1. loc. verb. coloq. Darse importancia. Se da mucho taco con su motocicleta nueva.

echarse un ~.

  1. loc. verb. Méx. Tomar un pequeño refrigerio.

hacerse alguien un ~.

  1. loc. verb. coloq. Confundirse, quedar enredado en dificultades.

¿Te apetece curiosear?

1 Comentario

  • Reply
    A los pies de la letra
    08/12/2014 at 08:10

    Te he nominado al Premio Liebster Award. Si te apetece seguir la cadena, cuando tengas tiempo, pásate por https://alospiesdelaletra.wordpress.com/2014/12/08/loretta-maio-gracias/

  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: