0 En HISTORIA LIT. ESPAÑOLA

NOVECENTISMO. Juan Ramón Jiménez

Juan Ramón Jiménez

El siglo XX es un periodo que nos presenta varias etapas o generaciones y, por ello, varios estilos. Estudiamos ahora el Novecentismo en «Historia de la Literatura Española» y veremos con detalle la figura de Juan Ramón Jiménez, que fue maestro de escritores posteriores y que consiguió el Premio Nobel de Literatura en 1956. Recordamos también a otro Premio Nobel que pertenece a esta generación, el dramaturgo Jacinto Benavente.

España a comienzos del siglo XX. Las generaciones

Durante el siglo XX hay varias generaciones artísticas en España. El término «generación» se aplica a un grupo de escritores que conviven durante un mismo periodo, tienen una formación intelectual semejante y están claramente diferenciados (por su estilo y por su ideología) de la generación anterior,

Hay que tener en cuenta un hecho histórico que afectará notablemente a todos los escritores españoles (y artistas en general) e influirá en su trayectoria: la Guerra Civil (1936-1940); este hecho supone un paréntesis en la vida intelectual del país. A comienzos de siglo XX y todavía con algunas características del siglo anterior podemos hablar las siguientes generaciones literarias en orden cronológico:

-Los miembros de la GENERACIÓN DEL 98

LOS MODERNISTAS

-Los miembros del NOVECENTISMO o «Generación del 14»

-Las VANGUARDIAS

-La GENERACIÓN DEL 27

Conviene tener en cuenta que estas generaciones no son «independientes» totalmente unas de otras; es decir, casi todos los escritores pasan por varias de ellas en su evolución artística; por ello, podemos encontrar a algunos escritores en diferentes grupos.

HISTORIA DE LA LITERATURA ESPAÑOLA. Novecentismo y Juan Ramón Jiménez

Contexto histórico

Para entender bien cualquier grupo artístico, es importante conocer el contexto histórico en el que nacieron, porque los hechos políticos van a influir de forma notable en el arte. Veamos ahora los principales eventos de principios de siglo XX.

-1898, “Año del Desastre”. Pérdida de las últimas colonias, decadencia total de España. Es el año que le da nombre a toda una generación de escritores; es la Generación del 89, anterior a la del 27.

-1902-1923. Reinado de Alfonso XIII. Desarrollo industrial, crisis políticas continuas, consolidación del proletariado y enfrentamientos sociales.

-1923-1931. Dictadura del general Primo de Rivera, quien asume el poder con el consentimiento de Alfonso XIII. Se inicia una dictadura blanda. Se pone fin a la Guerra de Marruecos.

-1931-1936. Primera y segunda República. Alfonso XIII y su familia se exilian. Buenas intenciones políticas pero impotencia ante la crisis económica y los enfrentamientos sociales.

-1936-1939. Guerra Civil. Franco gobierna España hasta su muerte, en 1975. La posguerra fue una época de hambre, aislamiento internacional y salida de intelectuales.

EL NOVECENTISMO o La Generación del 14

Hacia 1910-1914 aparece una nueva generación que será puente entre la anterior, el 98, y la siguiente, el 27. Son los autores del Novecentismo (también llamado Generación del 14), un grupo de intelectuales que pretenden modernizar la sociedad española y acercarse a Europa. A diferencia de los bohemios modernistas, los novecentistas son prestigioso profesores, filósofos, científicos, juristas… bien preparados, muchos de los cuales han estudiado en el extranjero. Esta formación intelectual y sus viajes explican algunas de sus características.

En 1914 escribe Azorín:

«Otra generación ha llegado. Hay en estos jóvenes más método, más sistema, una mayor preocupación científica. Son los que este núcleo forman críticos, historiadores, filólogos, eruditos, profesores. Saben más que nosotros. ¿Tienen nuestra espontaneidad? Dejémosles paso»

Eugenio D’Ors usa por primera vez «Novecentismo» para designar los estilos que se alejaban claramente del siglo XIX; es un periodo difícil de delimitar: no es modernismo ni noventayochismo ni tampoco es vanguardia.

Etapas del Novecentismo

-Comienzo. Primera década del siglo XX

-Madurez. En torno a 1914

-Convivencia con las vanguardias. Años 20

-Ocaso. A partir de 1930

Características del Novecentismo

-Racionalismo, rigor intelectual, análisis frío y objetivo de los temas.

-Defensa del «arte puro», es decir el arte debe causar placer estético y no debe expresar ni emociones personales ni ideas políticas o religiosas.

-Se rechaza lo sentimental y se prefiere una actitud serena y equilibrada.

-Textos para entendidos, para minorías selectas y preparadas intelectualmente. Dice Juan Ramón Jiménez: «para la inmensa minora».

-Estilo depurado y pulcro.

Géneros literarios y autores

-Novela

La novela novecentista se diferencia de la anterior por la pérdida de importancia del argumento y la mayor preocupación por los aspectos formales y expresivos.

Autores

-GABRIEL MIRÓ (1879-1930). Ejemplo de escritor puro, fiel y entregado a su obra.

  • NUESTRO PADRE SAN DANIEL
  • EL OBISPO LEPROSO

-RAMÓN PÉREZ DE AYALA (1880.1962). Comienza con novelas cercanas a Galdós y al realismo, pero después cambia a la novela intelectual en la que predomina la reflexión sobre la acción.

  • TROTERAS Y DANZADERAS

-RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA (1888-1963). Prototipo del escritor vanguardista español. Trata diferentes géneros (biografías, comedias, noveles…), pero lo más conocido de su obra son las greguerías, metáforas ingeniosas que establecen relaciones insólitas entre elementos u ideas. Unos ejemplos:

6 GREGUERÍAS

La leche es el agua vestida de novia.

El etc., etc., etc. es la trenza de lo escrito.

El arcoíris es la cinta que se pone la naturaleza después de haberse lavado la cabeza.

Como daba besos lentos duraban más sus amores.

Los ceros son los huevos de los que salieron las demás cifras.

Si te conoces demasiado a ti mismo, dejarás de saludarte.

-Otros autores: Wenceslao Fernández Flores, Benjamín Jarnés.

-Lírica

La lírica novecentista rechaza lo romántico y sentimental y aspira a una perfección que sea fruto de la inteligencia.

Autores

Juan Ramón Jiménez (lo analizamos abajo), León Felipe, Ramón Pérez de Ayala, Enrique de Mesa, Juan José Domenchina.

-Teatro

El teatro novecentista nos deja muestras de varios tipos de dramaturgia:

-La comedia burguesa (comedia de salón o comedia benaventina), con el Premio Nobel de Literatura Jacinto Benavente. Benavente fue un prolífico autor que contribuyó a dejar atrás los exagerados y grandilocuentes dramas de Echegaray (también Premio Nobel en 1904). Creó un tipo de modelo dramático a medida de la burguesía de la época, lo que lo convirtió en el dramaturgo más representado de su siglo.

Los protagonistas pertenecen a la clase alta y se plantean conflictos propios de es grupo social. El desarrollo dramático es perfecto y Jacinto Benavente usa un lenguaje agudo e inteligente (en ocasiones cargado de ironía, pero sin llegar a cuestionar el orden social establecido). Destaca LOS INTERESES CREADOS.

-El teatro poético en verso con Eduardo Marquina y Francisco Villaespesa. Este teatro supone la irrupción del Modernismo en la escena: versos variados, musicalidad, lenguaje sonoro y ambientes exóticos.

-El teatro popular-cómico con los famosos entremeses y sainetes de Carlos Arniches y los hermanos Álvarez Quintero. Carlos Arniches recuperó la tradición de las piezas breves típicas del Siglo de Oro para presentar una galería de personajes pintorescos madrileños, con sus problemas cotidianos y su forma de hablar característica. En la misma ´línea trabajan los hermanos Álvarez Quintero que mostraron en los escenarios una bonita Andalucía donde todo tiene un final feliz.

Arniches escribe también tragedias grotescas como.LA SEÑORITA DE TRÉVELEZ o LOS CACIQUES, en las que plantea los crudos problemas de España.

Hay que nombrar además «el astracán», un subgénero cómico basado en juegos de palabras, equívocos y parodias. Pedro Muños Seca es el mejor representante con su obra LA VENGANZA DE DON MENDO, en la que se ridiculizan los dramas históricos.

-Ensayo

Todos los ensayistas se centran en lo intelectual, siempre buscando una renovación y modernización de España.

Autores:

-Eugenio D’Ors

-Ortega y Gasset destaca por ser una figura clave en la ensayística española, además de ser un personaje muy importante en su época. Sus ideas influyeron notablemente en la literatura de la época.

  • MEDITACIONES DEL QUIJOTE
  • ESPAÑA INVERTEBRADA
  • IDEAS SOBRE LA NOVELA
  • LA DESHUMANIZACIÓN DEL ARTE

Dos ensayistas menos literatos que los anteriores pero de gran importancia para acercarse al Novecentismo son:

Gregorio Marañón y Manuel Azaña.

Otros autores

Ademas de las literatos antes citados, destacan otros intelectuales como Gregorio Marañón (médico), Américo Castro, Salvador de Madariaga y Claudio Sánchez Albornoz (historiadores).

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ (Huelva, 1881-1958)

Destacamos a Juan Ramón Jiménez como miembro más representativo de la lírica novecentista y figura clave de la historia de la literatura española.

Nos dice el Centro Virtual Cervantes:

Juan Ramón Jiménez es un autor esencial para la poesía en lengua española y para la poesía contemporánea occidental. Sus propuestas éticas y estéticas marcan una línea divisoria entre el Romanticismo de Espronceda y Bécquer, bajo cuya influencia escribe sus primeros versos, y el Modernismo y las vanguardias de las primeras décadas del siglo xx. Tras la muerte de Rubén Darío, le corresponde el liderazgo entre los más jóvenes poetas de su tiempo (…)

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1956. En muchos libros se le incluye también entre los modernistas.

Pertenecía a una familia acomodada; mostró desde joven una vocación poética obsesiva, así como un enorme talento para versificar. Hombre solitario, huraño, impresionable e hipersensible, enfermizo, lleno de depresiones, elitista, encerrado el su torre de marfil, entregado en exclusiva a buscar la belleza mediante la poesía. Para comprender su obra conviene destacar:

-La repentina muerte de su padre que se traducirá en una obsesión por la muerte y un ansía de inmortalidad.

-La dedicación exclusiva a su obra que nunca dejará de revisar.

También escribió prosa, como muestra «Platero y yo» y las semblanzas de varios personajes reunidas en «Españoles de tres mundos«.

Luchó contra las ataduras de la ortografía y defendió «escribir como se habla».

Trayectoria poética

Siempre se separa la obra de Juan Ramón Jiménez en cuatro etapas, a partir de sus propios versos de 1918:

VINO, PRIMERO, PURA

Vino, primero, pura,
vestida de inocencia;
y la amé como un niño.

Luego se fue vistiendo
de no sé qué ropajes;
y la fui odiando, sin saberlo.

Llegó a ser una reina,
fastuosa de tesoros…
¡Qué iracundia de yel y sin sentido!

…Más se fue desnudando.
Y yo le sonreía.

Se quedó con la túnica
de su inocencia antigua.
Creí de nuevo en ella.

Y se quitó la túnica,
y apareció desnuda toda…
¡Oh pasión de mi vida, poesía
desnuda, mía para siempre

Sus 4 etapas y sus obras

-Etapa romántica y modernista (1898-1915). Perfección formal que le sirve para expresar melancolía, soledad, amor.

  • ARIAS TRISTES
  • JARDINES LEJANOS
  • ESTÍO

A esta primera etapa pertenece PLATERO Y YO (1914), uno de los libros en español más traducidos.

Platero y yo es una selección de historias sin un orden temático; son impresiones, recuerdos y sensaciones de la infancia de Juan Ramón (cuando vivía en su pueblo, en Moguer). Cuenta la amistad entre un hombre y un burro, Platero, con un lenguaje lleno de símbolos y metáforas que muestran la influencia de Rubén Darío y los simbolistas franceses. La realidad cotidiana se convierte en esencia poética.

El libro es una bellísima muestra de la llamada “prosa lírica” o “prosa poética”, en la que la diferencia entre prosa y verso se difumina y casi desaparece.

-Plenitud (1916-1936). Va a Nueva York y se casa con Zenobia Camprubí. Fruto de esta experiencia es DIARIO DE UN POETA RECIÉN CASADO, que supuso una revolución en la poesía española de ese momento. Medita sobre la eternidad, sobre el instante y se acerca a la «poesía pura» que, para él, es expresar lo que se siente de forma sencilla y breve, sin necesidad de ornamentos. Así llega a una etapa de plenitud humana y creadora.

  • ETERNIDADES
  • LA ESTACIÓN TOTAL

-En América (1936-1948). Cuando estalla la Guerra Civil, la pareja se va a Estados Unidos donde viven unos años; pero luego se traslada  a Puerto Rico donde decide establecerse. Son años de poesía hermética.

  • ANIMAL DE FONDO

-Años finales (1949-1958). Su último libro es RÍOS QUE SE VAN, un homenaje a Zenobia que ya está gravemente enferma.

TEXTOS de Juan Ramón Jiménez

«EL VIAJE DEFINITIVO” (Poemas Agrestes, 1910)

…Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros

cantando;

y se quedará mi huerto, con su verde árbol,

y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;

y tocarán, como esta tarde están tocando,

las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;

y el pueblo se hará nuevo cada año;

y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,

Mi espíritu errará, nostálgico…

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol

verde, sin pozo blanco,

sin cielo azul y plácido…

Y se quedarán los pájaros cantando.

LA MUERTE ES SOLO UN REPOSO

La muerte es sólo un reposo,
más que el sueño. De ella, un día
aurora augusta y completa!
saldremos fuertes, exactos,
para un vivir tan eterno
como ella,
para un trabajo inmortal.

ÁLAMO BLANCO

Arriba canta el pájaro y abajo canta el agua.
(Arriba y abajo, se me abre el alma.)

Entre dos melodías la columna de plata.
Hoja, pájaro, estrella; baja flor, raíz, agua.
Entre dos conmociones la columna de plata.
(Y tú, tronco ideal, entre mi alma y mi alma.)

Mece a la estrella el trino, la onda a la flor baja.
(Abajo y arriba, me tiembla el alma.)

PLATERO Y YO (Fragmentos)

Prologuillo

Suele creerse que yo escribí Platero y yo para los niños, que es un libro para niños.

No. En 1913, «La Lectura», que sabía que yo estaba con ese libro, me pidió que adelantase un conjunto de sus páginas más idílicas para su «Biblioteca Juventud» Entonces, alterando la idea momentáneamente, escribí este prólogo:

Advertencia a los Hombres que lean este libro para niños

Este breve libro, en donde la alegría y la pena son gemelas, cual las orejas de Platero, está escrito para… ¡Qué sé yo para quién!…, para quien escribimos los poetas líricos… Ahora que va a los niños, no le quito ni le pongo una coma. ¡Qué bien!

«Dondequiera que haya niños- dice Novalis-, existe una edad de oro». Pues por esa edad de oro que es como una isla espiritual caída del cielo, anda el corazón del poeta, y se encuentra allí tan a su gusto, que su mejor deseo sería no tener que abandonarla nunca.

¡Isla de gracia, de frescura y de dicha, edad de oro de los niños; siempre te halle yo en mi vida, mar de duelo; y que tu brisa me dé su lira, alta y, a veces, sin sentido, igual que el trino de la alondra en el sol blanco del amanecer!

I- PLATERO

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.

Lo dejo suelto, y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas… Lo llamo dulcemente: «¿Platero?», y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal…

Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar, los higos morados, con su cristalina gotita de miel…

Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña…; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra. Cuando paso sobre él, los domingos, por las últimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se quedan mirándolo:

-Tiene acero…

-Tiene acero. Acero y plata de luna, al mismo tiempo.

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: