0 En LENGUA ESPAÑOLA

LA REDUNDANCIA. Definición y ejemplos

La redundancia

La REDUNDANCIA es la repetición o uso excesivo de una palabra o concepto, por ello ¡no seamos redundantes! A veces lo hacemos para aclarar o subrayar una parte del mensaje. Si nos excedemos y se convierte en un vicio, debemos evitarlo.

3 EJEMPLOS TÍPICOS

Con estos tres ejemplos puedes comprender perfectamente lo que es una redundancia.

Bajar abajo

Hielo frío

Volar por el aire

LA REDUNDANCIA SEGÚN EL DRAE

Dice el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española):

REDUNDANCIA (Del lat. redundantia)

1-Sobra o demasiada abundancia de cualquier cosa o en cualquier línea.

2-Repetición o uso excesivo de una palabra o concepto.

3-Cierta repetición de la información contenida en un mensaje, que permite, a pesar de la pérdida de una parte de este, reconstruir su contenido

¡NO SEAMOS REDUNDANTES!

Ahora vamos a practicar un poco con todos estos ejemplos.

Fíjate en estas expresiones. Todas son redundantes. ¿Sabes por qué?

-Persona de edad longeva*.

-*Volver a reiterar.

-El erario público*.

-*Prever de antemano.

-Mi hijo no me come nada*.

-Aquellos niños estaban ateridos de frío*.

-Felipe es el hijo primogénito*.

-Pedro y Mario se alaban recíprocamente el uno al otro*.

-Lo que tú quieres es una utopía inalcanzable*.

-Pedro es el protagonista principal* de la película.

-Se ha cometido un genocidio colectivo*.

-La novela llega al clímax máximo* justo al final.

Se han publicado las obras póstumas* tras la muerte del escritor.

EL PLEONASMO

Una redundancia puede convertirse en literatura. Hay una figura literaria llamada PLEONASMO que consiste “en emplear en una oración palabras innecesarias para su comprensión, pero esas palabras sirven para embellecer o dar gracia a la frase”. Por ejemplo:

Lo vi yo con mis propios ojos

La reiteración “yo”, “mis” y “propios” sirve para enfatizar.

CONCLUSIÓN

«Si repetimos o reiteramos mucho demasiado o en exceso en una frase o sentencia es un vicio defecto que nos hace quedar mal o parecer inculto».

Pero si eso mismo lo hacemos «con estilo» nos convertimos en literatos.

El poder de la palabra.

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: