0 En MINICUENTOS

HABLABA Y HABLABA. Max Aub

HABLABA Y HABLABA. Max Aub. Es un brevísimo relato lleno de ironía y de exquisito humor negro. Forma parte del libro "Crímenes ejemplares". Lo recomiendo.

HABLABA Y HABLABA es un reato de Max Aub, un escritor poco conocido. Os dejo este breve cuento para que vayáis conociéndolo y espero despertar vuestra curiosidad. Este pequeño texto forma parte de «Crímenes ejemplares»; es una de mis obras favoritas. Me encanta el sentido de humor ácido, a veces irónico y, siempre, divertido. Y, claro está, estoy totalmente de acuerdo con cada uno de sus crímenes; yo hubiera hecho lo mismo sin dudar ni un instante.

Sobre el autor

Max Aub (París, 1903-México, 1972), poseedor de cuatro nacionalidades y aunque de origen francés, escribió toda su obra en español. Sus padres (madre francesa y padre alemán) vinieron a España por motivos de trabajo y Max estudió el bachillerato en Valencia; más tarde se nacionaliza español; dice que «uno es de donde estudia el bachillerato». Viaja y conoce España ya que es viajante comercial.

Es miembro de la Generación del 27.

Al acabar la Guerra Civil (se había comprometido con la causa republicana), se exilia a París, pero es encarcelado y consigue liberarse y llegar a México gracias a la ayuda del también escritor John Dos Passos.

Trabajó incansablemente como periodista, guionista cinematográfico, traductor, dramaturgo, novelista, poeta y crítico.

Desde 1987 se entregan los «Premios Internacionales de cuentos Max Aub», creados por la Fundación Max Aub.

«Crímenes ejemplares»

«Hablaba y hablaba» en uno de los cuentos cortos que forman «Crímenes ejemplares», una colección de relatos breves caracterizados por el humor negro, por una irreverencia y por una libertad expresiva que hacen que lo grotesco se convierta en una manera de reflexionar y, a la vez, de reír.

En su prologo nos dice:

¿Usted nunca ha matado a nadie por aburrimiento, por no saber qué hacer? Es divertido. No hay tantos crímenes como dicen, aunque sobran razones para cometerlos y además, estas no suelen ser tan oscuras como creemos. Asesinar al que en vez de comer, rumia; a quien mira al techo indiferente mientras hace el amor o matar a alguien simplemente por aburrimiento, son motivos que pueden haber cruzado la mente de cualquiera de nosotros en alguna ocasión. 

HABLABA Y HABLABA

Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera yo donde estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba. ¿Despedirla por eso? Hubiera tenido que pagarle sus tres meses. Además hubiese sido muy capaz de echarme mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por dentro.

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: