En HISTORIA LIT. ESPAÑOLA

LA NOVELA DE CABALLERÍA. Definición, origen, características y etapas

Las novelas de caballería aparecen en la literatura española en el siglo XV y triunfan en el siglo XVI. Se consideran el primer género en prosa de ficción. Su éxito fue impresionante y se escribieron cientos. La mejor fue el Amadís de Gaula. Con su fantasía y sus héroes conquistaron a todos hasta la publicación de El Quijote en 1605, que supuso la muerte de la caballería.

ÉPOCA Y CONTEXTO SOCIAL

La novela de caballería nos sitúa en pleno siglo XV, siglo de transición entre la Edad Media y el Renacimiento. Aquí empieza este nuevo género que se desarrolla en el siglo XVI, ya en el Renacimiento, primera parte del Siglo de Oro español.

Más sobre la época:

LA NOVELA DE CABALLERÍA

Definición, origen, características y etapas

 Los libros de caballerías castellanos constituyen uno de los géneros narrativos más sobresalientes del siglo XVI, tanto dentro como fuera de la Península Ibérica. Uno de los géneros narrativos más trascendentales, por no decir el fundamental, en el momento en que se están poniendo las bases para la invención de la narrativa moderna; un género que hemos de situar muy por encima de otros (aparentemente) más prestigiosos y mejor estudiados como la ficción sentimental, la picaresca, la pastoril o la bizantina. Algo más de setenta obras diferentes y una difusión con éxito desde finales del siglo XV hasta principios del XVII, tanto en el ámbito de la imprenta como en el universo manuscrito, dan fe de ello.

(Libros de caballería castellanos. José Manuel Lucía Mejías)

DEFINICIÓN

Narran las aventuras fantásticas de un caballero; tienen gran riqueza argumental y un estilo cuidado y arcaizante. Se exaltan los ideales caballerescos y están protagonizadas por un héroe cuyo único fin es defender la justicia y servir a una dama.

Aparecen en el siglo XV y suponen el fin de la Edad Media (el fin de la épica juglaresca) y la entrada en el Renacimiento. En el siglo XV aparece la figura del soldado-cortesano, aficionado a la lectura, culto y deseoso de novedades y de entretenimiento. Recordemos por ejemplo a Jorge Manrique o al Marqués de Santillana. Además llega la imprenta y los libros son más accesibles. Es en este ambiente donde nace la novela de caballería.

Se han comparado con los Cantares de Gesta medievales, pero hay diferencias notables:

  • El Cantar de Gesta está escrito en poesía, para ser cantado y narra las aventuras reales de un héroe.
  • La novela de caballería está escrita en prosa, para ser leída y narra las aventuras fantásticas (con dragones, magos, hechiceros…) de un caballero andante.

LAS CRÍTICAS

Las novelas de caballerías encontraron grandes detractores desde sus orígenes; criticaban su inverosimilitud, su inmoralidad y su descuidado lenguaje y estilo. Se dijo que eran libros para gente sin formación, pero la verdad es que interesaban a todos; Santa Teresa de Jesús, Juan de Valdés y el emperador Carlos V se declararon fieles lectores de este género.

ORIGEN DE LA NOVELA DE CABALLERÍA

Varios elementos parecen haberse combinado para provocar el nacimiento de este género tan popular.

  • Se supone que la moda de las novelas de caballería llega a España (y a toda Europa) desde Francia. Los franceses escribieron sobre los héroes de la materia de Bretaña (el rey Arturo y los cableros de la Mesa Redonda) y sus relatos crearon personajes tan famosos como Lanzarote del Lago y la reina Ginebra, Tristán e Isolda, Merlín el sabio y el hada Morgana.
  • También influye “La gran conquista de ultramar”, narración del siglo XIII sobre las cruzadas que incluís relatos caballerescos.
  • En el siglo XIV, el Libro del caballero Zifar, el más claro antecedente de la novela de caballería, que contiene temas artúricos, leyendas cristianas y algunas digresiones moralizantes.
  • Elementos de otras literaturas: Carlomagno, el rey Apolonio, los héroes de Troya…

CARACTERÍSTICAS

  • Están escritas en prosa.
  • Están escritas para ser leídas (se abandona la literatura oral de la Edad Media). La aparición de la imprenta supone un cambio en los hábitos literarios; ahora los libros se editan de forma rápida y son más accesibles para un amplio público que abandona las lecturas en grupo pata convertirse en lector individual.
  • Su único fin es entretener (se abandona también la finalidad didáctica-moralizante de gran parte de la literatura medieval).
  • Muchas veces se utiliza el tópico del “manuscrito encontrado”, que el autor casualmente ha encontrado y simplemente traduce o edita para los lectores. Cervantes parodia este rasgo su Quijote, cuando dice que ha sacado la novela de una traducción que un morisco hizo de un texto de un historiador llamado Cide Hamete Benengeli.
  • Estructura en episodios. Se suceden en todas una serie de pruebas que el héroe debe ir superando.
  • La situación geográfica o temporal es fantástica. Aparecen lugares inventados, remotos y exóticos y no hay referencia a hechos históricos reales.
  • Los argumentos son siempre fantasías: magos que encanta, animales fantásticos, lugares con fantasmas… Hasta ahora, la literatura había sido realista y la aparición de la imaginación y la fantasía es bien recibida por los lectores.
  • Los personajes son arquetipos. No evolucionan o envejecen; se mantienen siempre igual.
  • La literatura medieval nos presenta al héroe, al Cid como una persona normal, con sus necesidades y sentimientos. En la novela de caballería el héroe es siempre una persona perfecta, sin defectos, sin necesidades físicas, al que no le afecta no dormir o no comer. Por eso Cervantes, en la primera parte de El Quijote, cuando el cura y el barbero hacen la purga de la biblioteca, salva el Tirant lo Blanc, justificando esta decisión de forma irónica: “Aquí comen los caballeros y duermen, y mueren en sus camas, y hacen testamento antes de su muerte, con otras cosas de que todos los demás libros deste género carecen”.  
  • El caballero no lucha por una familia, un grupo o una religión; lucha solo por sí mismo, por obtener fama y gloria. Es un héroe individual cuya principal virtud es el valor.
  • El héroe tiene un nacimiento extraordinario. En la mayoría de las novelas de caballería el héroe es hijo ilegítimo de padres nobles; tiene que recuperar su honra y demostrar su valor. Muchas veces cuenta con la ayude de algún elemento mágico (una espada, una capa…) o algún mago amigo.
  • Son novelas de acción llenas de batallas y de combates.
  • Formas sagas o ciclos largos donde se intercalan tramas y personajes secundarios. Por ello su estructura es abierta.
  • El amor es un tema principal. El caballero necesita una dama (que también está idealizada: es perfecta) a quien brindar todas sus hazañas. A ella le debe amor, fidelidad y vasallaje. Es un amor platónico.
  • El éxito de estas novelas fue tal que influyeron en los otros géneros literarios y en las costumbres de la época.

ETAPAS

  • COMIENZO. Siglo XV

Traducciones y adaptaciones de obras francesas y el Amadís de Gaula (lo analizamos abajo).

La primera novela de este género es El caballero de Zifar, de comienzos del siglo XIV, aunque el modelo para las posteriores fue el Amadís.

  • FLORECIMIENTO. Siglo XVI

Tras el Amadís se escriben cientos de libros de caballería: Palmerín de Oliva, Sergas de Esplandián… Todos ellos son traducidos a varias lenguas y leídos en toda Europa.

Su éxito fue más que notable; las leía el pueblo llano, los nobles y reyes, los caballeros, las damas. Los lectores leían y vivían estas aventuras como si ellos fueran los protagonistas. La evasión los conquistó.

LAS NOVELAS DE CABALLERÍA MÁS FAMOSAS

  • El libro del caballero Zifar
  • Tirant lo Blanch, de Joan Martorell
  • Amadís de Gaula, de Garci Rodríguez de Montalvo
  • Las Sergas de Esplandián, de Garci Rodríguez de Montalvo
  • Florisando, de Ruy Páez de Ribera 
  • Lisuarte de Grecia, de Feliciano de Silva
  • Palmerín de Oliva, de Francisco Vázquez
  • El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes. Esta obra parodia los libros de caballería y acaba con ellos. Después de la publicación del Quijote (1605) se dejan de reimprimir libros de caballerías.

AMADÍS DE GAULA

Fue la novela de caballería que más éxito tuvo. Juan de Valdés dijo que era el mejor de los libros de caballería y Cervantes la salvó del fuego en la purga de la biblioteca de don Quijote.

Muy pocas obras literarias españolas han gozado de un éxito tan prolongado en el tiempo y en el espacio como el Amadís de Gaula, admirado por autores tan diferentes como Ariosto, Cervantes, Goethe, Walter Scott o García Márquez, por elegir escritores de diversas culturas y épocas1. (…)

Durante varios siglos en Europa se convirtió en referente cortesano, cultural y social, fenómeno que no es ajeno a su extraordinaria difusión en las más diversas lenguas: hebreo, francés, italiano, alemán, holandés e inglés. De los cuatro primeros libros vieron la luz unas 14 ediciones italianas, 67 francesas, 17 alemanas, 8 holandesas, sin contar con las numerosas antologías de textos empleados como manuales de cortesanía. Ampliando los datos a todo el ciclo de los amadises, desde 1540 hasta 1694 circularon por Europa más de 625.000 ejemplares, editados en más de 527 volúmenes.

(Biblioteca Virtual Cervantes)

No se conocen sus orígenes y se duda de su autor. La primera edición aparece en Zaragoza en 1508 y como autor Garci Rodríguez de Montalvo, quien confiesa que encontró una parte y la continuó.

LIBRO PRIMERO

AQUÍ COMIENZA EL PRIMER LIBRO DEL ESFORZADO CABALLERO AMADÍS, HIJO DEL REY PERIÓN DE GAULA Y DE LA REINA ELISENA El cual fue corregido y enmendado por el honrado y virtuoso caballero GARCI RODRÍGUEZ DE MONTALVO, regidor de la villa de Medina del Campo, y corrigióle de los antiguos originales que estaban corruptos y mal compuestos en antiguo estilo por falta de los diferentes y malos escritores, quitando muchas palabras superflua

Amadís de Gaula narra la historia de Amadís (hijo ilegítimo de unos reyes) arrojado a un río al nacer y recogido y educado por el caballero Gaudales de Escocia. Amadís busca sus orígenes y esto lo lleva a vivir numerosas aventuras. Su amada es Oriana y tienen un hijo, Esplandián.

El libro sigue con las aventuras de su hijo, nitos y bisnietos: Las sergas de Espladían, Amadís de Grecia, Florisel de Niquea…

Amadís es el prototipo del caballero: valiente, invencible, noble y fiel a Oriana.

La obra triunfa porque ofrece al lector un mundo ideal, un mundo para soñar y un modelo que seguir.

El Amadís está escrito con un estilo elegante.

SI QUIERES AMPLIAR

¿Te apetece curiosear?

A %d blogueros les gusta esto: