En FÁCILES PARA PRINCIPIANTES/ PARA PICAR

CHUPACHUPS de queso y kikos

“CHUPACHUPS DE QUESO CON CRUJIENTE DE KIKOS”, una novedad que voy a presentar este año en mi cena de Nochebuena y en futuras fiestas. Voy a hacer tres variedades de chupachups, aunque la base es siempre el queso y los kikos. La primera vez que los probé tenía ciertas dudas, porque usar los kikos era nuevo para mí. Fue una grata sorpresa; me encontré con una combinación excelente e inesperada que me animó a incluirlos en mi recetario. De momento he hecho los que os dejo aquí, pero seguro que hago más pruebas.

Los chupachups de queso y kikos son también ideales para cualquier fiesta o cumpleaños. Y puedes servirlos en un “Mix de aperitivos”, por ejemplo con DÁTILES RELLENOS.

¿Qué ventajas tiene esta receta?

-Es sencillísima de preparar.

-No tienes problemas en encontrar los ingredientes.

-¿Su precio? Barato.

-Se pueden dejar hechos un rato antes.

-Son divertidos y originales y puedes hacer tantas variedades como quieras.

-Les van a encantar a todos; son irresistibles.

-Tienen un aspecto muy atractivo.

CHUPA CHUPS DE QUESO CON KIKOS

 

 

 

 

 

 

 

Un pequeño consejo, si tienes niños o jóvenes (posibles futuros cocineros) a los que les gusta participar en la cocina, este es un plato perfecto para que ellos lo preparen; pueden hacerlo sin peligro y divertirse un buen rato. Se sentirán orgullosos de presentar “sus chupachups de queso y kikos” en la mesa (y si no se le quedan prefectos, pues no pasa nada).

CHUPACHUPS de queso y kikos
 
Ingredientes
  • Una tarrina de queso para untar, natural (te salen unos 20 chupachups)
  • Un puñado de kikos gordos
  • Una loncha de jamón york
  • Una loncha de jamón serrano
  • Unos palillos redondos
Preparación
  1. Saca el queso un rato antes para que no esté tan duro a la hora de trabajarlo.
  2. Prepara el crujiente de kikos. Pon un puñado de kikos en un mortero y machácalos con la mano del mortero hasta que estén bien troceados (no "molidos", que se vean los trocitos). Si no tienes mortero, pon los kikos en una servilleta de tela limpia, dóblala sobre los kikos y machácalos con la mano del mortero o con otro tipo de maza. Después, echa los kikos en un plato llano; ya están dispuestos para rebozar.
  3. Separa el queso en tres cuencos. Vas a preparar las tres variedades.una con el queso natural; otra con el queso natural al que vas a añadir la loncha de jamón york muy troceada (casi picada): y otra con el queso natural al que vas a añadir la loncha de jamón serrano muy troceada (casi picada). Mueve y mezcla bien.
  4. Ahora coge dos cucharillas de café y haz bolitas con el queso (como si fueren croquetas).
  5. Déjalas sobre el crujiente de kikos y reboza con cuidado; las bolitas deben quedar totalmente cubiertas de kikos.
  6. Ponle el palillo y ya tienes los chupachups; déjalos en la fuente donde vayas a servirlos.
  7. También puedes clavarlos en alguna fruta, por ejemplo, corta la punta de un limón o de una naranja (para que se quede bien estable y no se caiga), ponlo en un plato redondo y ve clavando los chupachups.
  8. Acuérdate de reservarlos en el frigo o en un lugas fresco.
  9. Una recomendación: ten paciencia y no hagas las bolitas demasiado grandes; deben ser "bocaditos".

MÁS IDEAS

-Puedes comprar cualquiera de las variedades de queso para untar que ya están preparadas en las tiendas: de queso azul, con york, con jamón, con atún… Yo prefiero hacerlas yo misma, sencillamente porque después no tengo tantos tipos de queso abierto en la nevera y la obligación de gastarlos.

-Si no te gustan los kikos (aunque repito que la mezcla de sabores “queso-kiko” es muy acertada) sustituye el rebozado de los chupachups por nueces o pistachos. También queda muy sabroso.

-Y si tienes tiempo, puedes hacer tres variedades de queso y rebozar cada una con un fruto seco diferente; por ejemplo:

-Chupachups de queso con crujiente de kikos.

-Chupachups de queso con york y crujiente de pistacho.

-Chupachups de queso con serrano y crujiente de nueces.

-Puedes usar palillos de colores o decorados; ahora es fácil encontarlos en tiendas de decoración.

¿Te apetece curiosear?