0 En EJERCICIOS VOCABULARIO/ GRAMÁTICA/ LENGUA ESPAÑOLA

TABÚ Y EUFEMISMO

Tabú y eufemismo. Cuando nos sentimos incómodos diciendo "ciego" (tabú), creamos un eufemismo para sustituirlo y suavizar su significado (invidente).

TABÚ Y EUFEMISMO. El tabú y el eufemismo lingüístico, una de las partes de una lengua que más me atrae. Sobre todo porque creo que refleja perfectamente la idiosincrasia de sus hablante, su carácter y su forma de ver la vida.

Empecemos bien; vamos a aclarar ambos conceptos. Después pondremos ejemplos y acabaremos con un ejercicio.

TABÚ Y EUFEMISMO

TABÚ

-Un tabú (plural: tabús/tabúes, ambas son correctas) es una palabra que se consideran “incorrecta” por motivos sociales, culturales, ideológicos o religiosos; así, el hablante trata de evitar su uso o recurre a fórmulas para atenuar la posible molestia que pudiera ocasionar con esta palabra “maldita”. Que tenemos miedo, en otras palabras.

Por ejemplo usa un diminutivo. Todos sabemos que decir “¡Qué gordita se está poniendo Rosa!” no suena tan mal como “¡Qué gorda se está poniendo Rosa!” (el tono también influye, claro).

Algunos hacen eso tan cursi y repelente de distorsionar fonéticamente el tabú; son los que no dicen “¡Vaya mierda!”, sino “¡Vaya miér…coles!” (¡aggg! no lo soporto).

-Muchos crean “eufemismos”.

EUFEMISMO

El DRAE define al eufemismo como “una manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante” (¡me encanta esta definición!, ¡cada una de sus palabras!). Todos lo hacemos continua y muchas veces inconscientemente. Usamos “descansar” para evitar “morir”; o sustituimos “tetas” por “pechos”.

A veces evitamos el tabú recurriendo a un gesto. No nos parece raro “apretar las piernas” para indicar que “nos estamos haciendo pipí”. ¡Mira! Otro eufemismo: “pipí”.

-¿Qué palabras son las que más convertimos en tabúes? Pues muchas; más de las que pensamos. Y la mayoría relacionada con temas “corrientes”. Por ejemplo, nos da reparo hablar de las funciones fisiológicas (el “pipí” de antes); evitamos algunos términos religiosos, tememos pronunciar la palabra “muerte”, el sexo es siempre sucio y desagradable y no nos gustan los defectos físicos ni síquicos. También la política domina este aspecto de la lengua (y bastante bien, además).

-De estos temores nacen eufemismos como: “finado” (muerto), “retiro perpetuo” (cementerio), “ventosidad” (pedo), “hacer el amor” (acto sexual), “hombre de color” (negro), el antiguo “diantre” (diablo), “demencia” (locura)…

-Después, la creatividad del hablante se dispara y surgen: “estar alegre” (borracho), “la tercera edad” (la vejez), “residencia de ancianos” (asilo), “entretenimiento adulto” (pornografía), “institución correccional” (cárcel), “poco agraciado” (feo), “ajuste de plantilla” (despido)…

Y los más divertidos: “de hueso ancho” (gordo), “estirar la pata” (morir), “cambiar el agua al canario” (orinar)…

O los más modernos: “trabajadora sexual” (prostituta), “necesito un tiempo” (acabar la relación)…

Y hasta los que dan un poco de asco: “persona en riesgo de exclusión social” (pobre) o “movilidad exterior” (emigración forzosa).

-Bueno, están ahí. Y demuestran que los hablantes perciben el poder de la palabra. Saben el mal que puede causar y son lo bastante inteligente para convertirse en creadores. ¿O en disimuladores? ¿Me siento mejor si digo que mi nuevo novio es “agente comercial” y no “representante” o “vendedor”? ¿Ingresar a un familiar en un “centro de salud mental” es menos grave que si lo hacemos en un “manicomio”? Pues parece que sí. Al subirse al peso cada mañana nunca hay que pensar que “te estás poniendo como una vaca”, sino que “estar gordita” te favorece. Y que lo que ves no son dos hermosos “michelines” sino “simple tejido adiposo”. Porque ahora nadie está estreñido. No, hija no (¡qué vulgaridad!). Ahora tenemos problemas de “tránsito intestinal”. Eso sí. Y qué bien queda.

Los eufemismos nos acompañan, nos miman, nos estimulan, nos protegen… porque la vida a veces se merece una buena tapadera.

Primero fue la palabra, después el tabú, después el eufemismo y ¿después?


-TABÚ. La palabra proviene del polinesio “tabú” y fue introducida en occidente por el capitán James Cook, que comentó que los nativos polinesios usaban esta palabra para referirse a lugares prohibidos.

-EUFEMISMO. Esta palabra viene del griego “eupheme”: “buen hablar”.


EJEMPLOS

Os dejo algunos eufemismos más que he encontrado por ahí. Abajo tenéis “el verdadero significado” (el tabú); si os apetece podéis intentar relacionar los de arriba con los de abajo (o sea los eufemismos con sus tabúes). Es decir, que hagáis un ejercicio, ¡diantres!

1.Cese temporal de convivencia

2.Establecimiento penitenciario

3.Sin techo

4.Alumbramiento

5.Invidente

6.Trasero

7.Alopécico

8.Interrupción voluntaria del embarazo

9.Amigo de lo ajeno

10.Profesional de limpieza

11.Apretarse el cinturón

12.Disfunción eréctil

13.Residuos sólidos urbanos

14.Interrogar físicamente

a.Basura    b.Cárcel    c.Ladrón    d.Impotencia    

e.Calvo    f.Aborto    g.Ahorrar  h.Indigente  

 i.Parto    j.Ciego    k.Separación matrimonial    

l.Culo   m.Criada   n. Torturar


  • RESPUESTAS
  1. -k     2-b     3-h     4-i     5-j     6-l     7-e     8-f     9-c     10-m      11-g     12-d     13-a    14-n

¿Te apetece curiosear?

No Hay Comentarios

Deja un comentario